Apología al Bolivarianismo

Apología al Bolivarianismo

Por: Jorge Mier Hoffman

“En los gobiernos populares y sobre todo en revolución, se necesita de mucha política para poder mandar” Simón Bolívar

Política: es el arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado, lo cual requiere de habilidad, diplomacia, estrategia, ideales y poder de convencimiento.

Comienzo este tema escabroso, para algunos, y un tema tabú para otros, con una oración que acostumbro invocar en salvaguarda a la diatriba que siempre genera el tema Bolivariano frente a las corrientes reformistas y ortodoxas de la revolución:

“Suelo ser inquisidor e implacable en el tema de Bolívar, ya que para mí, el “Bolivarianismo” es más que una religión a la que puede profesar cualquier creyente que sustenta su fe en la adoración o temor a lo desconocido y lo sobrenatural”

Jorge Mier Hoffman

Socialismo: Sistema de organización social y económico basado en la propiedad y administración colectiva o estatal de los medios de producción y en la regulación por el Estado de las actividades económicas y sociales, y la distribución de los bienes.

Es la sintaxis de como el “Diccionario de la Lengua Española” define un término sumamente complejo y tan antiguo como la civilización, pero que ha sido estigmatizado por las corrientes filosóficas del capitalismo, satanizado por la iglesia, y secuestrado por los seguidores del “Socialismo Científico” proyectado por el judío alemán, Karl Heinrich Marx en su obra “El Capital”; libro polémico, en contra del capitalismo, que publicó en Londres en 1848 en compañía de su paisano también judío, Frederik Engels bajo el nombre de “Manifiesto Comunista”.

Bolivarianismo: Perteneciente o relativo a Simón Bolívar, militar venezolano, a su historia y su política.

Nótese la amplitud y complejidad en la definición que le da la Academia Española a este concepto que acertadamente recoge nuestra Carta Magna que, en su primer artículo, define el estamento político de la Constitución Bolivariana de Venezuela:

“Artículo 1. La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar, el Libertador”

La Constitución Bolivariana de Venezuela nos dice que la nación fundamenta su patrimonio moral y sus valores nacionalista “en la doctrina de Simón Bolívar”; y como nos señala el Diccionario de la Academia Española, Doctrina: es enseñanza, es ciencia, es sabiduría, y un conjunto de ideas u opiniones que abarcan un amplio espectro religioso, filosófico, político y social, sustentados por una persona o grupo; que para nuestro entender de identidad nacional y el gentilicio, fueron las enseñanzas de nuestro Libertador a través del Ideal Bolivariano.

Ideales: la Lengua española lo define como un modelo perfecto que, en el campo socioeconómico, es el ápices subliminal de un modelo de estado, el cual Simón Bolívar resumía en una sola palabra: ¡ Felicidad..!

“Son derechos del hombre: la libertad, la seguridad, la prosperidad y la igualdad. La felicidad general, que es el objeto de la sociedad, consiste en el perfecto goce de estos derechos” Simón Bolívar

El término “Ideales” fue acuñado en el campo político por el filósofo Antoine Destutt de Tracy, uno de los llamados ideólogos que intentó identificar el concepto de la sociedad revolucionaria mediante el “Pragmatismo de las Ideas”, cuyo concepto revolucionario para su época, ya había sido profundizado por Simón Bolívar:

“La súbita reacción de la ideología exagerada va a llenarnos de cuantos males nos faltan, o más bien los van a completar. Usted verá que todo el mundo va a entregarse al torrente de la demagogia, y desgraciados de los pueblos y desgraciados de los gobiernos” Simón Bolívar

En el campo político, la ideología conlleva irremediablemente a la manipulación de la conciencia y la demagogia, como sabiamente nos alertó Bolívar, puesto que es el componente fundamental del totalitarismo absorbente que se filtra con sus perniciosas doctrinas, o en práctica de violencia revolucionaria que destruye la libertad civil y política de los pueblos; su seguridad económica y social; y el propio estado espiritual y de conciencia humana… Por ello, Bolívar, el Libertador y Padre de la Patria americana, señaló la Unidad Sudamericana a través de la fórmula de la integración, si aspiramos alcanzar una vida efectiva de felicidad que nos da la libertad, el bienestar y la democracia participativa y protagónica.

“Yo soy del sentir que mientras no centralicemos nuestros gobiernos americanos, los enemigos obtendrán las completas ventajas, o seremos envueltos en los horrores de las disensiones civiles” Simón Bolívar

América reúne un gran legado de luchas populares, en la que destaca la Gesta Independentista de Simón Bolívar, como una auténtica resistencia y lucha social que la define como una revolución autóctona y que perdurará en el tiempo, puesto que se sustenta en tres bases filosóficas de profundas raíces revolucionarias:

BOLIVARIANISMO = SOCIALISMO + NACIONALISMO + ANTIIMPERIALISMO

Son tres conceptos fundamentales que constituyen la doctrina bolivariana… por lo cual Bolívar debe ser considerado el precursor del “socialismo emergente”… pero no un socialismo enquistado en las cúpulas que se definen como “representante del pueblo” y que tanto daño le hicieron al partido Bolchevique, en la Unión Soviética, y de Mao Tse-tung, en China, sino un socialismo auténtico que sólo puede transitarse mediante el conocimiento y participación popular.

“He aprendido excitar la prosperidad nacional por dos grandes palancas de la industria: el trabajo y el saber. Estimulando estos dos resortes de la sociedad, se alcanza lo más difícil entre los hombres: hacerlos honrados y felices” Simón Bolívar

El 25 de mayo de 1826 Bolívar sorprende a la intelectualidad de la época con un postulado que transformará el estamento filosófico, político y social en dos mil años de historia:

“La soberanía del pueblo es la única autoridad legitima de las naciones” Simón Bolívar

Bolívar hablaba de “Poder Popular”… un término que hizo temblar los Congresos, Senados, Parlamentos y Cámaras de Representantes del mundo político; atemorizó al poder económico que ya se proyectaba como los futuros imperios esclavistas; y desmontó dieciocho siglos de adoctrinamiento religioso… Un término que, erróneamente, se le atribuye a Carlos Marx en su “Manifiesto Comunista”, pero que surgió con Bolívar cincuenta años antes, cuando idealizó un sistema de gobierno participativo:

“Es encantador el prospecto de un gran pueblo gobernado por autoridades bien enlazadas en si, circunscritas a sus atribuciones y eminentemente amantes de la gloria nacional” Simón Bolívar

Eso es: “Poder Participativo”… Un nuevo elemento social que se suma al “Poder Popular” que concebía Bolívar el estadista, y que enmarca el modelo Socialista Bolivariano, como un sistema eminentemente popular, eminentemente justo y eminentemente humanista; tal cual lo gritó a los cuatro vientos en Angostura un 15 de febrero de 19819:

“Dignaos conceder a Venezuela un Gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Un gobierno que haga reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar bajo el imperio de leyes inexorables: la Igualdad y la Libertad” Simón Bolívar

El Bolivarianismo es la expresión subliminal del socialismo en su última escala de evolución y perfeccionamiento de la sociedad, puesto que se sustenta en dos baluartes principios revolucionarios que, con su poder omnipotente, se imponen ante cualquier régimen fascista y dictatorial: el Poder Popular y el Poder Participativo

“El pueblo nunca es culpable, y ningún pueblo lo es nunca, porque el pueblo no desea mas que justicia, reposo y libertad. Los sentimientos dañosos o erróneos pertenecen de ordinario a sus conductores, es decir a los gobernantes. Ellos son la causa de las calamidades públicas” Simón Bolívar

Hoy, bajo la óptica de la filosofía política evolucionista, la Revolución Bolivariana es un ejemplo vigente de democracia participativa y protagónica sustentada en un pueblo instruido, adoctrinado y organizado dentro de la comunidad, donde el humanismo y la justicia constituyen los anhelos de cualquier gobierno que dice responder al clamor popular; al respecto dejó escrito nuestro Libertador;

“Tan solo el pueblo conoce su bien y es dueño de su suerte; pero no un poderoso, ni un partido ni una fracción. Nadie sino la mayoría es soberana y dueña de su destino” Simón Bolívar

Con Bolívar surgió el principio inexorable de “pueblo” para definir, no sólo un sistema de gobierno, sino todo un sistema social que trabaja por el logro de la felicidad, como la eterna búsqueda del hombre y la comunidad.

“El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política” Simón Bolívar

CONCLUSIONES

Pretender incorporar el término “Socialista”, en la reforma constitucional que se propone, para que nuestra nación sea rebautizada como “República Bolivariana Socialista de Venezuela”, es desconocer la doctrina fundamentalmente “Socialista” del Bolivarianismo, es minimizar la obra de Bolívar, y un declarado desconocimiento del Ideal Bolivariana que nos legó el Libertador. Porque el Bolivarianismo lleva implícito no sólo el Socialismo en su máxima expresión de participación popular y protagónica, sino que a diferencia de otras corrientes filosófica de impacto social, el Bolivarianismo es una doctrina socialista incluyente, capaz de convivir en total armonía con el social cristianismo, marxismo, el comunismo y hasta con el capitalismo; que si bien es cierto son posturas ideológicas antagónicas que separan a la sociedad en distintos bandos políticos de profunda controversia, el respeto y la admiración al Padre de la Patria, es una ideología que nos une estrechamente como ciudadanos de América, sin distinción de clase, raza, credo, color de piel y color político… Bolívar nos legó esta reflexión:

“La prosperidad del país: vendrá cuando los ciudadanos tengan el derecho de gozar y disponer libremente de sus bienes, y del fruto de su talento, industria y trabajo” Simón Bolívar

Eso es BOLIVARIANISMO… Una doctrina Socialista que se instrumenta a través de las “Misiones”, como programas sociales que Bolívar llamaba: “Política Social”, donde el Estado gobierna para todos, salvaguardando el interés colectivo sobre el particular, llevando la justicia social a los más necesitados, pero protegiendo la propiedad privada, el derecho al trabajo productivo, al comercio en general, y el desarrollo industrial, como palancas del progreso y la prosperidad del país.

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • PRESENTACION

    Si suelo ser inquisidor e implacable en el tema de Bolívar, es porque para mí la Doctrina Bolivariana es más que una religión a la que puede profesar cualquier creyente que sustenta su fe en la adoración o temor a lo desconocido y lo sobrenatural... y como fiel a los preceptos Bolivarianos, invoco en mis escritos lo dicho por el Libertador: "El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores propios” Simón Bolívar
  • Blog Stats

    • 97,408 hits
  • Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.