Torre de Babel Doctrina Bolivariana

LA TORRE DE BABEL
EN LA DOCTRINA BOLIVARIANA

Por: Jorge Mier Hoffman

ACLARATORIA: pido excusa si soy un fundamentalista Bolivariano al momento de exponer mi visión política en Venezuela, pero en mi defensa, esta Revolución se sustenta en la Doctrina de Simón Bolívar, como lo señala expresamente la Constitución Bolivariana de Venezuela en su artículo 1º, la cual fue votada mayoritariamente por el pueblo, como un caso inédito de todas las Constituciones del planeta.

“Nos refiere la Biblia en el Capítulo 11 del Génesis, que la tierra estaba habitada por hombres que hablaban un sólo idioma y donde todos eran iguales… Pero ante la arrogancia de querer llegar a Dios a través de una inmensa Torre que los llevaría al cielo, el Todopoderoso hizo que los hombres ya no se pudieran comunicar entre sí, y fue así como surgieron los idiomas, los colores de piel, las clases sociales y las religiones”

A diferencia de Yahvé y su Torre de Babel, Simón Bolívar edificó un RASCACIELOS para que pudieran llegar a él todas las corrientes filosóficas, que, sin importar el color político, su adoctrinamiento partidista y creencias religiosas, tuviesen un sólo ideal en común: La Felicidad de la Patria… y así lo proclamaba a los cuatro vientos:

“El patriotismo es un fuego sagrado que no puede estar oculto… La patria exige cada día nuevos sacrificios, y es necesario darle hasta el último aliento de la vida… La salud de la patria consiste en no ahorrar sacrificios… Mi espada y mi corazón siempre serán de la Gran Colombia; y mis últimos suspiros pedirán al cielo su FELICIDAD”
Simón Bolívar

Para Bolívar, el amor a la patria era el lazo de “unión” entre las distintas corrientes políticas que perturbaban la paz social en la Gran Colombia, que agrupaba las seis naciones liberadas… De allí su última Proclama, cuando el sepulcro era el último de los sacrificios que hacía por la felicidad de sus conciudadanos:

“Si mi muerte contribuye a que cesen los Partidos y se consolide la unión, yo bajare tranquilo al sepulcro”
Simón Bolívar

La muerte de los Partidos Políticos como “representantes del pueblo”, y la consolidación de un Movimiento Social de Integridad Nacional conformado por todas las corrientes ideológicas que trabajan por la FELICIDAD de la patria, es la concepción filosófica de la Doctrina Bolivariana donde tienen cabida todas las ideologías políticas de carácter nacionalistas.

En el Bolivarianismo, las distintas corrientes ideológicas se constituyen el Colegios Electorales durante el proceso del sufragio, y con la misma mesura desaparecen del escenario político con el anuncio de los escrutinios

El la Doctrina Bolivariana no existe el Partido Político como organización protagónica y contaminante de la paz social que reclama la FELICIDAD de la patria. De allí la proclama agonizante de un hombre que sacrificó todo; y la advertencia sobre la maldición de los Partidos Políticos como organización chantajista, ventajista y protagónica de la acción del Gobierno Municipal, Estadal y Nacional. ¿..Por qué..? Por que los Partidos Políticos, por definición y estatutos, los secuestran los políticos de oficio que hábilmente manipulan el intelecto de los cautos votantes, a través de cuantiosas inversiones en publicistas que venden políticos como un “producto de consumo masivo”, y aunado a un discurso demagogo y ventajista para embaucar al incauto colectivo que les permite anunciarse como “representantes del pueblo”. Son los políticos que se acantonan en el Congreso Nacional, en las Asambleas Legislativas Regionales, los Cabildos Municipales y la Parroquias, para convertir estas instituciones, de “servicio comunitario”, en parcelas políticas donde se negocian los dineros del pueblo. Al respecto de esta “lacra polítiquera” decía el Libertador:

“Jamás un Congreso ha salvado una República, por la dificultad que hay para componer un buen Congreso. Los hombres de mérito no van a él porque los caminos son horribles y las distancias inmensas. Solamente los majaderos e intrigantes se encargan de la representación popular”
Simón Bolívar

Y precisamente esta ha sido la constante en toda nuestra historia republicana:

Político que se vende como representante del pueblo, y luego que gana la elección, usan el CARGO para pagar favores electorales y para financiar al Partido político que lo postuló como candidato… en fin, ha sido una constante en la mayoría de los gobernantes, caer en la tentación de convertir el Cargo Público en una hacienda de parcelas para pagar favores políticos y un lugar para hacer negocios… Es la secuela de corrupción que siempre va a la par de los Partidos políticos que dominan la gestión del gobierno, para alimentar la anarquía social en medio de la confrontación política, la guerra mediática y el discurso conflictivo y crítico, que enrarecer el ambiente social de una patria que reclama paz, esperanza y sosiego en la eterna búsqueda de la FELICIDAD:

“En los países donde reina los Partidos políticos, apenas se logra el triunfo electoral y el pueblo celebra a su gobernante, ya la oposición se prepara a derrocar al nuevo gobierno que aún no ha comenzado. No importa si lo hará bien o lo hará mal; eso no importa: apenas finaliza el conteo electoral, los Partidos de la oposición apuestan al fracaso; y para ello, apoyan de manera irracional todo lo que perjudique al país, y conspiran de manera iracunda a favor del fracaso del nuevo gobierno para acelerar el deterioro social… Es lo que los políticos llaman Democracia Partidista o Representativa, que es muy distinta a la Democracia Participativa o Bolivariana, donde no tienen cabida los Partidos Políticos”

Por ello, el Libertador nos advirtió sobre el peligro de los Partidos Políticos como ACTORES protagónicos, permanentes y preponderantes de la convivencia nacional y la paz social:

“Yo no conozco más Partido que aquél que le devuelva al pueblo su Soberanía para que rehaga su Pacto Social”
Simón Bolívar

Para el Libertador, la Patria no era esa Hacienda que se divide en parcelas para el gozo y disfrute de los Partidos Políticos y sus militantes… La patria es un asunto de Soberanía, la suma de las voluntades de los conciudadanos y un estilo de Gobierno en la búsqueda de la FELICIDAD a través del Pacto Social que acuerdan la mayoría; por ello decía:

“Debe oírse la voluntad del pueblo para que se cumpla en todas sus partes: Si quieren fortificar la República que la fortifiquen; si quieren debilitarla o destruirla que la destruyan; pero que todo esto se haga por las instrucciones escritas de los Colegios Electorales”
Simón Bolívar

Eso es BOLIVARIANISMO..! Una doctrina fundamentalista en su concepción nacionalista, que busca la “FELICIDAD” como un consenso de las mayorías, y no por la imposición doctrinaria de las individualidades político-partidistas; ni por la copia y la imposición de modelos exógenos a nuestra idiosincrasia venezolanista.

La “FELICIDAD” individual es la búsqueda de la excelencia como el mejor Sistema de Gobierno que idealizó el Padre de la Patria, basado en nuestras realidades históricas, ancestrales y culturales; y a nuestro acontecer indigenista y del mestizaje indoeuropeo que heredamos de nuestros antepasados… Al respecto, Bolívar nos señaló el camino hacia la “FELICIDAD”:

“La excelencia de un gobierno no consiste en su teoría, en su forma, ni en su mecanismo, sino en ser apropiado a la naturaleza y al carácter de la nación para quien se instituye”
Simón Bolívar

Pretender edificar una Torre de Babel donde todos hablemos un mismo idioma, tengamos un solo color y una sola manera de pensar, como quiso Yahvé, es un abismo infranqueable en la Doctrina Bolivariana, que sustenta su estamento ideológico, no en un Partido Político ni en el fundamentalismo filosófico de una elite política, sino en el pluralismo ideológico que nos lleva a la “FELICIDAD” individual, como la excelencia del Sistema de Gobierno que deberá reinar en Venezuela… y así lo advirtió el Padre de la Patria:

Tan solo el pueblo conoce su bien y es dueño de su suerte; pero no un Poderoso, ni un Partido ni una Fracción. Nadie sino la mayoría es soberana y dueña de su destino”
Simón Bolívar

Pero la “FELICIDAD” no es una ideología que alimenta el intelecto ni se impone por estatutos de manera doctrinaria

La “FELICIDAD” es un estado de ánimo, un sentimiento personal y una condición de vida que se manifiesta diferente en cada individuo… Por ello podemos afirmar, que la “FELICIDAD” colectiva es una utopía inalcanzable, más no la felicidad individual que cada uno de nosotros es capaz de expresar en su estado anímico; y por el contrario a lo que se pudiera interpretar de esta aseveración, la FELICIDAD COLECTIVA es la manifestación egoísta y arbitraria de una elite o cúpula que se atribuye el derecho de interpretar las querencias de las mayorías, tal cual sucede en los regímenes totalitaristas, léase “capitalistas” o “comunistas”; por ello Bolívar dijo:

“La prosperidad del país vendrá, cuando los ciudadanos tengan el derecho de gozar y disponer libremente de sus bienes y del fruto de su talento, industria y trabajo”
Simón Bolívar

“El derecho de gozar y disponer de sus bienes y del fruto de su talento, industria y trabajo”, es la concepción económica del Bolivarianismo que conlleva necesariamente a la prosperidad de la patria y la FELICIDAD de sus conciudadanos, como la razón de Ser y de existir de cada persona; porque la felicidad de la patria está en la libertad individual de sus habitantes, tal cual resumió el inmortal héroe cubano:

“La FELICIDAD general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes”
José Martí

Es decir, la libertad de “gozar y disponer” de los bienes que por derecho bolivariano tenemos todos y cada uno de los ciudadanos de la patria. Donde el Estado, como propulsor y rector del bienestar social, impone la dictadura de la “JUSTICIA”, porque en ella se fundamenta la FELICIDAD general que garantiza la IGUALDAD de oportunidades y la protección y la defensa de los más necesitados, a través de las Políticas Sociales que en Venezuela llamamos “misiones”.

En la Doctrina Bolivariana se hace abstracción del término “pobreza”, como concepto que ha sido estigmatizado por el “capitalismo” y el “comunismo” para justificar sus doctrinas económicas; por el contrario, en el Bolivarianismo se emplea el término “Injusticia” para corregir los abusos y omisiones de la administración pública; tal cual lo advirtió el Libertador:

“Es mi opinión, que el fundamento de nuestro Sistema de Gobierno, depende inmediata y exclusivamente de la IGUALDAD establecida y practicada en Venezuela. Si el principio de la igualdad política es generalmente reconocido, no lo es menos el de la desigualdad física y moral. La naturaleza hace a los hombres desiguales, en genio, temperamento, fuerza y caracteres. Las leyes corrigen estas diferencias por que colocan al individuo en la sociedad para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, les den una igualdad ficticia, propiamente llamada Política Social”
Simón Bolívar

Al respecto de la “pobreza” es oportuna la definición de esos dos filósofos de la conducta humana que leía el Libertador:

“Soy tan pobre que lo único que tengo es dinero… Pobre no es el que tiene poco, sino el que mucho desea”
Séneca

“La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”
Platón

“El derecho de gozar y disponer de sus bienes y del fruto de su talento, industria y trabajo” como definió el Libertador la prosperidad de la patria, nunca podrá catalogarse de “Individualismo Capitalista”, ya que fue enunciada por el Padre de la Patria y Padre del Socialismo en América, Simón Bolívar… Como tampoco puede ser interpretada como actitud egoísta del hombre ante la sociedad, como ha sido tradicionalmente estigmatizada por el fundamentalismo “marxista-leninista” para justificar el término de “igualdad” en su intención de cautivar adeptos… Ni mucho menos es el “coco” ni la mezquindad que se infunde para manipular el concepto de “socialismo” en contra del “capitalismo”, ya que, a diferencia del Bolivarianismo como una Doctrina humanista, de consenso y socialista en su interacción con el hombre y los medios de producción, tanto el “comunismo” como el “capitalismo” son dos posturas antagónicas y esclavistas que se excluyen mutuamente, y que han sido los causantes de dos guerras mundiales; mientras que el Bolivarianismo ha llevado independencia y libertad.

Mientras las corrientes “comunistas” y “capitalistas” son extremistas, fundamentalistas e irreconciliables en el campo social y económico, por el contrario, en la Doctrina Bolivariana tienen cabida todas las corrientes filosóficas que tengan en común: La Felicidad de la Patria… Porque para el Bolivarianismo, la “FELICIDAD” es simplemente la naturaleza humana en la búsqueda del bienestar colectivo que nos entregó el Padre de la Patria en su modelo de Gobierno, como la herencia más preciada de su Revolución; y así lo anunció al mundo en el congreso de Angostura, cuando el 15 de agosto de 1819 se disponía a fundar seis naciones:

“El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce la mayor suma de FELICIDAD posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política”
Simón Bolívar

3 comentarios

  1. excelente

  2. Es lo mas absurdo que han podido escribir un Bolivariano en Venezuela…!Felicidad! ¿Donde?…

  3. Es importante y excelente el aporte dado, deja que la conciencia de cada persona que ignoren el ideal Bolivarianos, que se libere y le haga arrepentirse, y pongan en su corazón lo que es la suma felicidad. como dijo Marti”La FELICIDAD general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus habitantes”
    José Martí


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • PRESENTACION

    Si suelo ser inquisidor e implacable en el tema de Bolívar, es porque para mí la Doctrina Bolivariana es más que una religión a la que puede profesar cualquier creyente que sustenta su fe en la adoración o temor a lo desconocido y lo sobrenatural... y como fiel a los preceptos Bolivarianos, invoco en mis escritos lo dicho por el Libertador: "El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores propios” Simón Bolívar
  • Blog Stats

    • 100,238 hits
  • Entradas recientes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.