Se llamaba Fidel..!

Se llamaba Fidel..!
Un réquiem para el cumpleañero
Por: Jorge Mier Hoffman

Me inspira escribir este artículo en momentos en que veo la película “DAVE, PRESIDENTE POR UN DÍA”, dirigida por Ivan Reitman, cuando hoy se cumplen 81 años, desde que un 13 de agosto de 1926 naciera en la ciudad cubana de Mayarí, antigua Provincia de Oriente, el líder indiscutible de la revolución cubana, Fidel Alejandro Castro Ruz, en momentos en que la isla estaba asediada por la avidez de los Estados Unidos por convertir a la isla en el prostíbulo del Caribe, donde las mafias instauraban la cultura del vicio, el ocio, la frivolidad, la lujuria y la perdición.

FIDEL CASTRO se convirtió en un ícono de la revolución que se estaba germinando en el continente; un líder para sus partidarios que junto a él combatían en la Sierra Maestra; un Mesías para el pueblo marginal de la isla, que era la inmensa mayoría; y un dolor de cabeza para el imperialismo avasallante y esclavizante que explotaba Cuba desde Las Vegas, Nueva York y Miami.

El 1 de enero de 1959, junto con un grupo de revolucionarios, Fidel Castro encabeza el triunfo de la Revolución Cubana que derrocó al gobierno cubano de Fulgencio Batista, títere de las mafias de juego que operaban desde Las Vegas… Dos años después, y obligado por el bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos en represalia las políticas de nacionalización y expropiación que instauró el nuevo gobierno en contra de potentados estadounidenses, Fidel anuncia al mundo el modelo marxista para Cuba, bajo el manto protector de la Unión Soviética, con una Constitución que decreta el COMUNISMO como el Partido Único de la Revolución, para dirigir el destino de los cubanos en los próximos 45 años, como un modelo fascista y extremista en su concepción ideológica y de obligatoria sumisión social y corte totalitarista, donde no tiene cabida la disidencia, el pluralismo ideológico, las libertades públicas, la iniciativa privada, el modelo capitalista, la libertad de expresión, ni las estructuras democráticas.

La Revolución instauró un Estado paternalista y conductor de la voluntad del pueblo cubano, supeditados a los bienaventurados principios marxista de su máximo líder, Fidel Castro, que durante 45 años se convirtió en la columna vertebral, el cerebro y el corazón del destino político, social, económico y religioso de todos los habitantes de la isla, que a su vez, estaban imposibilitados de abandonar libremente Cuba por los puertos y aeropuertos controlados por el gobierno

Durante los siguientes 15 años, Fidel Castro ocupó el cargo de Primer Ministro, hasta 1976, en que fue designado presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros, cuando el pueblo fue convocado a participar en las elecciones presidenciales que le daban un aura de democracia a la revolución cubana. A partir de entonces, Fidel se concentra en sus actividades como el Secretario General del Partido Comunista de Cuba, desde donde se ejerce el verdadero y único poder que controla todas las instituciones del Estado.

De hecho… hoy no somos capaces de recordar los 6 Presidentes que ha tenido Cuba desde 1976 por un período de 5 años cada uno, pero si respondemos de inmediato “Fidel”, cuando se nos pide el nombre del hombre fuerte de Cuba

Fidel desaparece de Cuba y del panorama mundial, cuando el 31 de julio, a 13 días de su cumpleaños número 80, su hermano Raúl Castro asume el control de Cuba… De inmediato las especulaciones no se hicieron esperar, y la versión de su muerte ocupa las primeras páginas de la prensa mundial, a la par que Washington planifica la transición del Poder para asumir nuevamente el control económico de la isla… Todo confirmaba la muerte del líder cubano… cuando de pronto..! Chávez aparece al lado del líder cubano celebrando su cumpleaños y recibiendo del venezolano dos sendos regalos que pertenecieron a Simón Bolívar: una daga y una taza, ambos provenientes de Napoleón Bonaparte.

La frustración colmó la Calle 8 de Miami, las acciones de Azúcar, Ron y Tabaco cayeron en la Bolsa de Valores de Nueva York, y los charter fletados para Cuba se quedaron fríos, luego de largas colas de cubanos “maiameros” que pretendían recobrar los bienes que les expropió la revolución

Yo mismo creí la suerte milagrosa del Comandante, a no ser por dos hechos que me hicieron reflexionar esta estupenda película “DAVE, PRESIDENTE POR UN DÍA”, de Kevin Kline: 1) Los artículos de prensa que llevan la firma de Fidel, y que han aparecido desde su penosa enfermedad: los biocombustibles, la capa de ozono, el cambio climático y hasta la conservación de las especies en peligro de extinción, invaden el Internet con la firma de Fidel Castro… y 2) El cumpleaños del Presidente Chávez, cuando durante su Programa Aló Presidente, recibió una llamada de Cuba… Pero no fue de Fidel, sino del Presidente que se excusó, por cuanto Fidel se encontraba escribiendo su próximo artículo, y por lo tanto no podía atender el teléfono: “pero le envía un caluroso saludo”… Fue la expresión que escuchamos ese día de Cuba y que se retransmitió por la prensa mundial.

¿..A qué se está apostando..?
¿..Cual es el Plan..?

Hay quienes esperan pacientemente a que la revolución esté totalmente consolidada; y otros a que Raúl Castro domine el panorama político, y logre un imposible, como es, colocar a un lado a quién estuvo por más de 50 años al frente de los destinos de Cuba…

En ambos casos, se está apostando a un imposible..!

Toda la historia de la humanidad nos ha enseñado que los líderes son insustituibles… Ni siquiera Jesús, Mahoma o Buda lograron trasmitir a sus apóstoles la energía cautivante de su personalidad… Repito… No hay ninguna posibilidad de sustituir el liderazgo que impuso Fidel por más de medio siglo… La historia es una verdad de la cual debemos aprender, como dijo sabiamente Confucio:

“El sabio cuida principalmente de la raíz. Es sabio mirar al pasado para ver el futuro. La sabiduría se preocupa en ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones”

Y la historia le da la razón al sabio oriental: con la muerte de Alejandro Magno murió también el imperio de Macedonia que parecía inmortal… Con Gengis Kan desapareció también el Imperio Mongol… Con César cayó el imperio romano… Con Napoleón murió también la expansión francesa y su invencible liderazgo europeo… Con Hitler se acabó el nazismo… y con Bolívar se enterró la Gran Colombia… De todo ello sacamos como conclusión: Fidel es insustituible..!

Su sabiduría fue interpretar la querencia de un pueblo inmerso en la injusticia y la frustración… Su debilidad, el ego de su personalidad cautivante y el verbo de su discurso que opacó a los herederos de una revolución que se sustentó en la inmortalidad de un hombre, y no en la perpetuidad de un sentimientos de participación nacional, como sabiamente advirtió Simón Bolívar:

“Si un hombre fuese necesario para sostener el Estado, este Estado no debería existir y al fin no existiría”
Simón Bolívar

“DAVE, PRESIDENTE POR UN DÍA”… Lo que comencé a ver como una película de ciencia ficción, de pronto se convierte en la Clave para interpretar la verdad entramada en un manojo de mentiras, para develar el destino incierto del líder cubano y su revolución

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • PRESENTACION

    Si suelo ser inquisidor e implacable en el tema de Bolívar, es porque para mí la Doctrina Bolivariana es más que una religión a la que puede profesar cualquier creyente que sustenta su fe en la adoración o temor a lo desconocido y lo sobrenatural... y como fiel a los preceptos Bolivarianos, invoco en mis escritos lo dicho por el Libertador: "El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores propios” Simón Bolívar
  • Blog Stats

    • 132,981 hits
  • Entradas recientes