ICONOCIDIO

ICONOCIDIO
¡..La Sepultura del Patriotismo..!

Por: Jorge Mier Hoffman

Desde que el mundo fue poblado por razas, etnias y culturas, no fue la fe religiosa ni el fundamentalismo ideológico lo que llevó a la guerra y al genocidio a los pueblos del mundo; como tampoco lo fue el fanatismo político ni las ansias de poder, lo que degeneró en la barbarie humana que exterminó a sus semejantes… Fue el chauvinismo, el gentilicio y el arraigo a la tierra, que se conjugaron en una palabra sagrada llamada “patriotismo”, que ha llevado a la humanidad a agruparse en extensiones territoriales a fines con su idiosincrasia, cultura e idioma, para constituir un sólida masa compacta que llamamos “País”… El “patriotismo” fue la llama que encendió las revoluciones en el planeta, y que constituyen la única fuerza cohesionadora que inspira a los pueblos a luchar por su identidad… Pero sobre todo fue el “patriotismo”, la chispa que encendió la revolución bolivariana que liberó cinco naciones, tal cual vociferaba el Libertador Simón Bolívar:

“Primero el suelo nativo que nada; él ha formado con sus elementos nuestro Ser; nuestra vida no es otra cosa que la esencia de nuestro pobre país; allí se encuentran los testigos de nuestro nacimiento, los creadores de nuestra existencia y los que nos han dado alma por la educación; los sepulcros de nuestros padres yacen allí y nos reclaman seguridad y reposo; todo nos recuerda un deber, todo nos excita sentimientos tiernos y memorias deliciosas; allí fue el teatro de nuestra inocencia, de nuestros primeros amores, de nuestras primeras sensaciones y de cuanto nos ha formado”

Por ello, la estrategia del imperialismo, ha sido borrar el “patriotismo” de la conciencia de los pueblos del mundo, como el primer paso a la transculturización y la penetración cultural, que cambia la visión de “País”, y modifica los hábitos del consumo, para crear zombis y seres inconscientes, que deambulan por el mundo como sonámbulos del consumo, porque han sido hipnotizados por la vorágine del consumismo exacerbado que, como una droga alucinógena, crea adicción a la frivolidad, embelece las mentes embrutecidas por la infame campaña mediática, que viola los hogares y, como un sádico pederasta, se introduce en el raciocinio de los imberbes que abren sus ojos a la vida… De allí la infame estrategia de destruir los íconos de los países a ser esclavizados, como un acto criminal que yo he llamado ICONOCIDIO, que significa el asesinato de la conciencia patriótica, como la única arma capaz de derrotar la sed insaciable del capitalismo insensible a los valores morales y culturales de los pueblos.

El primer objetivo de los Estados Unidos en el bombardeo a la ciudad de Bagdad, fue el pillaje y destrucción de los tres museos más antiguos de la humanidad, en los cuales se depositaban las tablillas cuneiformes de la primera civilización, la cultura de Mesopotamia, y su invalorable legado de más de 30 mil tablillas de barros, junto con piezas de inestimable valor para la cultura iraquí, heredera de la gloria de la primera civilización del planeta… y luego de 13 días de bombardeo, desaparecieron 13 mil años de la histórica Babilonia.

En Japón y China, como milenarias culturas del idealismo oriental, ya están siendo penetradas por el occidente, mediante la transculturización que conlleva la música, el cine, la comida y el vestir, que, como virus de la cibernética, invaden el cerebro para modificar los hábitos del consumo, y cambian los valores culturales, morales y religiosos.

Pero mientras estamos a tiempo de frenar el ICONOCIDIO, ya la población de los Estados Unidos es un caso perdido, pues fue absorbida por el embrutecimiento genético que conlleva la hipnosis mediática, que ha creado una sociedad sumisa, conformista, drogada y embelecida en la frivolidad de sus íconos imperialistas les brinda Hollywood, CNN y el premio Gramy, y con una juventud alimentada con hormonas trangénicos de la comida chatarra y el consumo libertino de las drogas.

En Venezuela, estamos siendo asesinados sistemáticamente por el ICONOCIDIO que destruye los íconos de la revolución bolivariana, y su máximo exponente: Simón Bolívar

Ya lo demostró el imperio, cuando apoyó el Golpe de Estado el 11 de abril del 2003, que depuso al Presidente Chávez, y como el primer acto del dictador Carmona Estanca, fue quitar del Palacio de Gobierno todos los cuadros con las imágenes de Simón Bolívar, y como su segundo Decreto, quitarle al Venezuela el nombre de “República Bolivariana”.

Margarita con su herencia bolivariana y arraigo ancestral de afamada cultura indigenista, está sufriendo el ICONOCIDIO de una casta apátrida que conspira a favor del imperio estadounidense

1) Las avenidas ya no son llamadas con nombres de su larga lista de próceres y gente honorable que vivió en la isla, y que encabezan el Panteón de los héroes margariteños, sino que ahora son bautizadas con nombres de políticos, comerciantes y de gente insulsa, que no invocan gentilicio, sino evocan un jalabolismo desquiciado.

2) Una escuela emblemática que llevaba con orgullo el nombre Guaiquerí, tribu indómita de la cultura margariteña, es cambiado por el nombre de su genocida, la reina Isabel La Católica para halagar al rey que dijo: ¿..Por qué no te callas..?

3) La Laguna de los Mártires, enclave emblemático de la heroicidad del pueblo margariteño frente a los invasores colonialistas, es convertido en un receptor de las aguas negras del pueblo de Juan Griego, para sepultar en la inmundicia, la gloria de 450 margariteños que se inmolaron por la revolución bolivariana.

4) Castillos que fueron Panteón de gente margariteña, y que murieron en sus mazmorras por defender la Patria, son alquilados por alcaldes para la venta de licor y discotecas.

5) La Plaza Bolívar de Los Robles, con su busto del Libertador, como un icono de patriotismo que se exhibe con arrogancia Bolivariana en todos los poblados del país, ya entró en los planes para su destrucción, como serán destruidas otras plazas e íconos Bolivarianos, como el Templo de Santa Ana del Norte, donde nació la Tercera República, con Simón Bolívar como Jefe Supremo del Ejército Libertador.

6) El Faro de Porlamar y el Morro, que desde siempre fueron los íconos de Margarita e hitos de referencias geográficas de la isla, son derruidos y sepultados por la vorágine del urbanismo desquiciado, que no tiene nacionalidad y que actúa bajo la sombra de la corrupción.

6) Las playas que son un icono de Margarita, también sufren el ICONOCIDIO para el resto de los ciudadanos venezolanos, al ser de exclusiva privacidad para un selecto grupo de potentados, con suficientes dólares para comprar los iconos naturales de la isla, que han pasado de dominio público a dominio privado.

Al daño moral y patrimonial que está sufriendo Margarita, hay que agregar la degradación de valores, la baja del autoestima, y la desidia de las instituciones públicas en dar respuesta a la ciudadanía, como un ICONOCIDIO que es manipulado con toda la mala intención, en un esquema mediático de tergiversación virtual, que busca crear un terreno fértil para la destrucción cultural de nuestro gentilicio, y el ambiente ideal para la transculturización, que ya hace estrago en lo único que nos salvará del la esclavitud: La juventud

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • PRESENTACION

    Si suelo ser inquisidor e implacable en el tema de Bolívar, es porque para mí la Doctrina Bolivariana es más que una religión a la que puede profesar cualquier creyente que sustenta su fe en la adoración o temor a lo desconocido y lo sobrenatural... y como fiel a los preceptos Bolivarianos, invoco en mis escritos lo dicho por el Libertador: "El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores propios” Simón Bolívar
  • Blog Stats

    • 126,793 hits
  • Entradas recientes