Buscando a Dios por los Rincones

BUSCANDO A DIOS POR LOS RINCONES
EN LA ERA DEL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

Por: Jorge Mier Hoffman

Quiero comenzar esta disertación
con una reflexión de Mario Briceño Iragorry:

“Pero ocurre que la esclerosis histórica de ciertas tesis del BOLIVARIANISMO, han terminado por hacer de Bolívar un LOGO infecundo y carente, en consecuencia, de toda posibilidad de concretarse, de encarnarse en la realidad presente… Bolívar ha dejado de ser una fuerza caminadora, para convertirse en una simple figura decorativa”

Interesante el debate ideológico trae de cabezas a los personeros del gobierno y en especial al Presidente Chávez para la construcción del Socialismo del Siglo XXI

Especial comentario merece lo dicho por Chávez en el marco de la instalación del PSUV y en cualquier otro escenario que le obliga a reflexionar sobre su tesis del Socialismo del Siglo XXI, sobre lo dicho por Fidel Castro a su entrevistador Ignacio Ramonet. Al respecto le confesó Fidel:

“Mi error fue creer que alguien sabía cómo se construía el Socialismo”

De esta manera, Chávez marca el punto de partida de un SOCIALISMO nuevo e innovador inspirado en Simón Bolívar, pero… y aquí una consonante: “basado en las doctrinas de notables pensadores de izquierda y líderes socialistas del pasado revolucionario”, comenzando por Jesús de Nazaret como uno de los pioneros socialistas con su doctrina anticapitalista:

“Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que un rico entre al Reino de los Cielos”

Por otra parte, el Presidente Chávez señala el camino a seguir en la construcción del Socialismo del Siglo XXI, cuando en el Programa Aló Presidente del 27 de marzo de 2005 anunció a los televidentes lo que ha impactado en las esferas capitalistas del hemisferio:

“El Socialismo de Venezuela se construiría en
concordancia con las ideas originales de Carlos Marx y Federico Engels”

Y en este orden de ideas socialistas, capitalistas, marxistas y comunistas, el país se debate en un intercambio ideológico que comienza por los púlpitos de las iglesias, y termina en los pasillos de Washington, donde se define el destino político de Venezuela, que parece interesarle más a los políticos y empresarios que a la mayoría de los venezolanos que somos espectadores de un debate estéril e interminable, que amenaza con dilucidarse en un proyecto de Constitución que cambie radicalmente el nombre de una República que desde su nacimiento, un 24 de junio de 1821, ha sido, es y será BOLIVARIANA.

Luis Brito García vislumbra el Socialismo del Siglo XXI como sistema de participación que integre de manera real las bases sociales a la toma de decisiones políticas y ala selección de sus representantes; con un sistema económico en función del ahorro energético, la sustentabilidad productiva, y la producción de artículos de consumo básico para las mayorías… Dice Luis Brito García:

“Vamos hacia el socialismo del siglo XXI. Hugo Chávez Frías lo ha proclamado una y mil veces; todas las encuestas señalan que los venezolanos favorecen el SOCIALISMO contra el CAPITALISMO. Socialismo es propiedad social de los medios de producción. Quien no lo quiera, que se apee. Quien quiera hacerse rico, privatizar el agua, convertir a Venezuela en narcocasino prostibulario o negociar concesiones petroleras o de medios, que toque en la Embajada de Estados Unidos. Voto por el socialismo”

Alberto Pinzón Sánchez anhela volver al paso marxista que sustituyó el Capitalismo Privado por el Capitalismo de Estado, con el agravante de que éste último no tuvo el ingrediente fundamental de la eficiencia y la efectividad en el logro de objetivos, que son los que le dan sustento y rentabilidad a la productividad en general. Al respecto dice Alberto Sánchez:

“El Socialismo del Siglo XXI consiste en continuar depurando el concepto de Socialismo por el que lucharon de Marx y Lenin; recuperando críticamente su esencial dimensión democrática, y depurándolo tajantemente de cualquier asociación con la perversión dictatorial Stalinista disfrazada de marxismo-leninismo, responsable en última instancia, de la catástrofe del derrumbe de la Unión Soviética”

Mario Sanoja sustenta su análisis socialista en la praxis del estadounidense Lewis Morgan con su doctrina del socialismo primitivo que influyó en el marco teórico de Carlos Marx y Federico Engels para la elaboración del Manifiesto Comunista. Dice Mario Sanoja:

“El estudio del Comunismo Primitivo ha constituido uno de los temas centrales de discusión en la Antropología y las Ciencias Sociales en general desde el siglo XIX hasta la actualidad. La razón de su vigencia es la relación directa que tuvo el concepto de sociedad comunista con el debate ideológico de la guerra fría, y la necesidad posterior de explorar nuevas vías democráticas hacia el socialismo, esto es, uno que dé respuesta tanto a la solución de las necesidades materiales y de justicia social de los pueblos, como a su necesidad de vivir y convivir en democracia y libertad”

Por su parte William Izarra hace un compendio del fundamentalismo ideológico que esté en franca oposición al modelo Capitalista, cualquiera que sea su autor, con la finalidad de desarrollar las bases fundamentales del Socialismo del Siglo XXI en tres líneas de acción económicas que se alejan del Capitalismo privado en la generación de bienes de consumo, y aboga por las Organizaciones Comunitarias en la explotación económica de bienes y servicios enmarcadas en tres áreas de acción gubernamental:

Primero: Un modelo de producción sustentado en el bien común y “(…) no en el mercado cuyo fin ulterior y razón de ser es la maximización del beneficio”

Segundo: La retribución económica que percibirá el trabajador en un modelo productivo sustentado en el bien común: “En contraposición (…) la remuneración compensable sería entendida como la retribución por los servicios prestados o productos elaborados, correspondiente al estipendio que resulta de la suma de los costos y la gratificación no especulativa ni usurera (contrario a la acumulación sin límites del capital) para satisfacer esfuerzos (energía y talento) y expectativas de objetivos individuales o grupales justos y razonables. La gratificación se fracciona en dos partes porcentuales: Una, la mayor, va al individuo o grupo correspondiente a sus esfuerzos (energía física, espiritual y necesidades biológicas propias de la condición humana) y la otra, menor, a la comunidad o entidad a la cual pertenece y que le ha facilitado incorporase al circuito productivo”

Tercera: Los medios de comercialización, mercadeo y distribución: “(…) es la nueva forma de la distribución del producto que se haría con base en la creación de las redes alternativas socialistas”

Por su parte el General Baduel hace su aporte con su visión de un Socialismo Light, o mejor dicho, un Socialismo para todos los gustos, fundamentado en la Democracia Participativa y Protagónica, que no cometa los mismos errores de la extinta Unión Soviética; que sea un Socialismo que combata la corrupción y a los nuevos ricos amparados por la revolución; cuyo extenso documento leyó frente al Presidente Chávez y ante las máximas autoridades militares del país en momento de su “Pase a Retiro”, el cual ha sido profusamente analizado por el compatriota Martín Guédez en su escrito titulado: “REFLEXIONES NECESARIAS: EL DISCURSO DEL GENERAL BADUEL”

En fin… El tema del SOCIALISMO ha imbuido a toda la sociedad organizada del país en un debate diario que busca descifrar el rompecabezas de Chávez cuando anunció al mundo su idea del “Socialismo del Siglo XXI”, criticado por la iglesia católica, censurado por FEDECAMARAS, desacreditado por los partidos políticos de la oposición, combatido por la ultraderecha capitalista, y que ha retado a los ideólogos del proceso revolucionario que buscan afanosamente congraciarse con Chávez en la interpretación de un tema tan sencillo y a su vez tan complicado.

Lo interesante y a su vez preocupante… es que en todas las reflexiones socialistas que han sido expuestas para construir el Socialismo el Siglo XXI, se excluye la Doctrina Bolivariana, que es la que le ha dado vida, sustento y continuidad al gentilito, no sólo de Venezuela sino de otras cinco naciones del Continente, y sólo se invoca como un aval o una referencia circunstancial para reforzar una tesis capitalista o una tesis comunista según la conveniencia del interlocutor

Esto es algo incomprensible desde un punto de vista ideológico, ya que tanto el COMUNISMO como el CAPITALISMO son posturas segregacionistas irreconciliables, ya que son como dos polos opuestos puestos que se repelen y excluyen mutuamente, mientras que el BOLIVARIANISMO con su ingrediente Socialista y Humanista, aboga por la UNION y la FELICIDAD de los pueblos del mundo.

Es inadmisible la ausencia de la Doctrina Bolivariana en el debate ideológico, puesto que debe ser la base fundamental en la construcción del Socialismo del Siglo XXI

La Doctrina Bolivariana no son palabras bonitas en clásicos “Pensamientos” lanzados al viento, ni ideas construidas sobre cimientos de nubes que sólo sirven para invocar en elocuentes discursos… La Doctrina Bolivariana es un modelo político, un modelo de gobierno, un modelo económico, un modelo cultural; en fin, un modelo social de país que nació con Simón Bolívar, y que estamos obligados a profesar como una religión a la que nos debemos los hijos del Padre de la Patria de su Libertador; y no hagamos como los “notables” de la Academia Nacional de la Historia, que obligó al colombiano Luciano Camejo dirigirles una Carta por sus posturas antibolivarianistas:

“Bolívar, sus heroísmos, sus apasionamientos, su sentimiento, su exotismo, han sido y están tan falseados por desgracia en Venezuela, por parodias y comparaciones irreverentes y sacrílegas, que nada tiene de extraño, que los venezolanos hayan olvidado su estilo y sus ideas; o por lo menos las vean de otro color que no tiene”

REFLEXIONES BOLIVARIANAS
EN EL SOCIALISMO DEL SIGLO XXI

Como todos sabemos, el SOCIALISMO ha sido estigmatizado por el CAPITALISMO y viceversa

El CAPITALISMO aboga por la iniciativa privada por encima del bien colectivo, mientras que el Socialismo es un modelo humanistas que pone en primer lugar al hombre por encima de lo material… Pero a su vez, y no obstante los principios bienaventurados de su doctrina que aboga por el bien común, el SOCIALISMO es la mitificación de todo proceso político, pues busca la utopía de la igualdad del hombre ante la sociedad, tal cual lo alertó Bolívar en su modelo socialista, dos décadas antes que Carlos Marx:

“Es mi opinión, que el fundamento de nuestro Sistema de Gobierno, depende inmediata y exclusivamente de la igualdad establecida y practicada en Venezuela. Si el principio de la igualdad política es generalmente reconocido, no lo es menos el de la desigualdad física y moral. La naturaleza hace a los hombres desiguales, en genio, temperamento, fuerza y caracteres. Las leyes corrigen estas diferencias por que colocan al individuo en la sociedad para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, les den una igualdad ficticia, propiamente llamada POLÍTICA SOCIAL”
Simón Bolívar

De allí la importancia del BOLIVARIANISMO como el Punto de Equilibrio entre dos posturas antagónicas e irreconciliables: SOCIALISMO Vs CAPITALISMO, que obliga también hacer una diferencia entre Socialismo de Estado y Estado Socialista; ya que Socialismo de Estado es aquel que aboga por la justicia económica y el libre comercio enmarcado en las “Políticas Sociales”, tal cual hizo el Libertador; mientras que el Estado Socialista, es aquel que monopoliza los centros de producción en lo que se conoce como Capitalismo de Estado o Estado Comunista

Tal cual lo definía Bolívar en su modelo de Gobierno, el Socialismo no define el rumbo político de un país, sino que es la conjunción de Políticas Sociales dirigidas a instaurar la JUSTICIA y la FELICIDAD de los pueblos.

“De la Libertad absoluta se desciende siempre al poder absoluto, y el medio entre estos dos términos es la Suprema Libertad Social… Para que un pueblo sea libre debe tener un gobierno fuerte, que posea medios suficientes para librarlo de la anarquía popular y del abuso de los grandes. Del contrapeso de estos dos cuerpos resulta el equilibrio social, la libertad de todos y la estabilidad del gobierno”
Simón Bolívar

El BOLIVARIANISMO no es una referencia histórica o un modismo revolucionario fundamentado en un paternalismo y un respeto al Padre de la Patria

El BOLIVARIANISMO son los valores nacionalistas, filosóficos e ideológicos de una Estructuración de un Socialismo de Estado que proyectó Simón Bolívar en sus tres modelos de Constitución, hechas a imagen y semejanza de nuestros suelos y arraigo cultural; como nos dijo en sus invalorables escritos:

Las naciones son esclavas de su Constitución, ellas rigen el destino de sus ciudadanos. El espíritu de las leyes deben ser propias para los pueblos que las hacen, relativa a lo físico del país, al clima, a la calidad del terreno y a su pueblo”
Simón Bolívar

Para Bolívar, un país se construye sobre su historia, su cultura y sus arraigos ancestrales que definen el perfil y el rumbo de la nación, y que para el caso que nos ocupa, Venezuela está construida a imagen y semejanza de su Libertador. Por ello nos dejó escrito:

“La excelencia de un gobierno no consiste en su teoría, en su forma, ni en su mecanismo, sino en ser apropiado a la naturaleza y al carácter de la nación para quien se instituye. Las enemistades entre naciones nacen del deseo de dominio, penetración económica, preponderancia, y no del sistema de gobierno”
Simón Bolívar

De esta manera ya Bolívar alertaba sobre el peligro del imperialismo esclavizante que amenazaba la libertad de los pueblos de América. De allí la imperiosa necesidad de Bolívar para crear una estructura de Estado participativo que, como un modelo socialista y humanista por excelencia, antepusiera el bien colectivo frente a las individualidades vanidosas de poder: no mediante un Capitalismo de Estado ni un Estado Capitalista, sino a través de lo que él llamaba Política Social, instaurada por la Soberanía Popular… Decía Bolívar:

“Yo no conozco más partido que aquél que le devuelva al pueblo su soberanía, para que rehaga su Pacto Social”
Simón Bolívar

La Soberanía Popular constituye la base fundamental de la Doctrina del “Bolivarianismo”, donde no tienen cabida las cúpulas partidistas, donde no hay privilegios, ni castas políticas ni gubernamentales que asumen la representación popular. El modelo SOCIALISTA del Libertador fundamenta su estabilizad social y permanencia en el tiempo en la Soberanía Popular; al respecto escribió Bolívar:

“Un pueblo es esclavo cuando el Gobierno usurpa los derechos del ciudadano… Mi única resolución es preguntarle al pueblo lo que desea, para que remedie un mal que es del pueblo y que sólo el pueblo conoce”
Simón Bolívar

Para Bolívar nada está por encima de la voluntad popular; y para ello, creó un modelo social fundamentado en la voluntad popular y no en un Capitalismo de Estado que, con su burocratismo y corrupción, resulta más voraz, ineficaz, ineficiente e inmoral que el propio Estado Capitalista al servicio de los imperios económicos, el amiguismo, las corruptelas y las cúpulas políticas.

Bolívar escribió un compendio ideológico que constituyen la Doctrina Bolivariana, las cuales estamos obligados a recopilar y debatir en el Foro del Socialismo del Siglo XXI y como lo ordena la Constitución Bolivariana de Venezuela en su artículo primero

Por lo tanto es un sacrilegio desconocer la Doctrina Bolivariana mientras se invocan otros modelos inspirados en personajes tan ilustres como: Marx, Engels, Trotsky, Lenin, Mao, Naser, Henver Hoxa, Kim il Sung y hasta Kadhafi, que hicieron lo propio para las naciones que les correspondió liderizar.

Por el contrario, mientras la mayoría de estas posturas son excluyentes unas de otras, en la Doctrina Bolivariana tienen cabida todos los ideales humanistas y políticas sociales que institucionalizaron estos estadistas de la conducta social, siempre que no menoscaben el principio Bolivariano de la Soberanía Popular y del Estado Participativo respetuoso del trabajo productivo, la iniciativa individual y el papel del Estado como rectos de la política económica y social, que es lo que le da sentido practico al concepto de SOCIALISMO, tal cual lo ha venido realizando Chávez con las “misiones”.

La Doctrina Bolivariana fundamenta su carácter Socialista en el protagonismo del Estado para impulsar los cuatro motores de la dinámica económica para el bienestar colectivo, que en palabras de Bolívar identificamos en los siguientes postulados:

Primer Postulado: “De la libertad absoluta se desciende siempre al poder absoluto, y en medio entre esos dos extremos está la Suprema Libertad Social”
Simón Bolívar

Segundo Postulado: “Me declaro miembro de una sociedad, que tiene por bases constitutivas, una absoluta igualdad de derechos, y una regla de justicia, que no se inclina jamás hacia el nacimiento o fortuna, sino siempre a favor de la virtud y el mérito”
Simón Bolívar

Tercer Postulado: “Son derechos del hombre: la libertad, la seguridad, la prosperidad y la igualdad. La felicidad general, que es el objeto de la sociedad, consiste en el perfecto goce de estos derechos”
Simón Bolívar

Cuarto Postulado: “La prosperidad del país vendrá, cuando los ciudadanos tengan el derecho de gozar y disponer libremente de sus bienes, y del fruto de su talento, industria y trabajo”
Simón Bolívar

Cuatro postulados que, como cuatro columnas, sostienen un Gobierno Bolivariano que se resumen en sólo dos palabras, pero que engloban toda la filosofía de los pueblos a través de la historia: JUSTICIA y FELICIDAD

Decía Bolívar: “Donde no hay JUSTICIA no hay LIBERTAD”… Justicia es una palabra que engloba un todo un modelo político: igualdad de derechos públicos, igualdad en la administración de la justicia, igualdad al momento de castigar al rico y al pobre, justicia en la justa distribución de las riquezas del Estado, justicia en la educación, en la salud, en la vivienda y sobre todo, en la autodeterminación del pueblo de decidir su propio destino:

“La justicia es la reina de las virtudes republicanas, y con ellas se sostienen la Igualdad y la Libertad”
Simón Bolívar

Si queremos instaurar el reino de la FELICIDAD y la JUSTICIA que nos legó el Padre de la Patria, debemos volver la mirada a las raíces revolucionarias para profundizar en el Pacto Social que señala la Doctrina Bolivariana, la cual nos señala:

“Hagamos que la fuerza pública se contenga en los límites que la razón y el interés prescriben: que la voluntad se contenga en los límites que un justo poder le señala: moderar la voluntad general y limitar la autoridad pública. Para sacar de este caos a Venezuela, todas nuestras facultades morales no serán bastantes, si no fundimos la masa del pueblo en un todo; la composición del gobierno en un todo; la legislación en un todo y el espíritu nacional en un todo”
Simón Bolívar

Pretender desconocer la Doctrina Bolivariana o solaparla con ingredientes ideológicos importados de la ultra izquierda importada; o introducir el Capitalismo de Estado como único rector de la economía nacional según la tesis del “Socialismo Científico” de Carlos Marx, es apostar al fracaso de este proceso revolucionario que se inició con Simón Bolívar, y que ha depositado en Hugo Rafael Chávez Frías las esperanzas de lograr la “FELICIDAD” como la meta de un gobierno bolivariano:

“El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”
Simón Bolívar

No se trata de una prepotencia Bolivariana ni mucho menos un desprecio a tan ilustres estadistas y filósofos de la conducta social; se trata simplemente de darle a Simón Bolívar el puesto preponderante que tiene su filosofía doctrinaria ante la historia universal

Bolívar no copió viejos modelos de Constitución: Bolívar creó la Constitución Bolivariana..! Bolívar no liberó repúblicas: Bolívar creó repúblicas..! y no fue que liberó pueblos de la ignominia a que estaban sometidos por 300 años de esclavitud, sino que les dio identidad, cultura y un modelo de Constitución único, innovador y tan revolucionario para su tiempo, que cada día adquiere mayor vigencia donde impera la tiranía del Capitalismo Privado y el Capitalismo de Estado, tal cual lo escribió Blanco Bombona al referirse a la obra de Bolívar:

“Para realizar su obra se convirtió en soldado, y como soldado llevó a cabo una empresa superlativa. No había opinión pública: él la creó..! No habían pueblos: él los fundó..! No había gobierno: él lo estableció..! No había raza homogénea: él la amalgamó y le dio ideales..! Bolívar logró lo imposible: crear de la nada”

Para algunos defensores del marxismo, el “BOLIVARIANISMO” es un mito, un rezo esotérico, un cuento de hada de lustros cánticos y hermosos discursos; en fin, una utopía gallarda que basta recordar en fechas patrias… Para muchos seguidores del Presidente Chávez, menos ideólogos y más materialistas, Bolívar es sólo una referencia revolucionaria en hermosos pensamientos y lustra imagen que acompaña la figura revolucionaria del Ché Guevara con coros de Alí Primera… Para unos pocos, pero enchufados hábilmente en las altas esferas del gobierno, el “BOLIVARIANISMO” es cosa del pasado que sólo vale recordar en hermosos afiches enmarcados en fina estampa… Mientras que para la inmensa mayoría del pueblo, el “BOLIVARIANISMO” es la razón de ser y de existir de esta revolución.

Chávez es el líder del proceso y Bolívar el alma que inspira el Socialismo del Siglo XXI

Chávez más que un líder circunstancial es una circunstancia histórica y comprometido con el pasado glorioso del Libertador, con el firme compromiso de reivindicar la Doctrina Socialista de Bolívar, como acertadamente señala nuestra CONSTITUCIÓN BOLIVARIANA DE VENEZUELA, apoyada mayoritariamente por el pueblo venezolano en el plebiscito del 15 de diciembre de 1999:

“Artículo 1. La República Bolivariana de Venezuela es irrevocablemente libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional en la DOCTRINA de Simón Bolívar, el Libertador”

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • PRESENTACION

    Si suelo ser inquisidor e implacable en el tema de Bolívar, es porque para mí la Doctrina Bolivariana es más que una religión a la que puede profesar cualquier creyente que sustenta su fe en la adoración o temor a lo desconocido y lo sobrenatural... y como fiel a los preceptos Bolivarianos, invoco en mis escritos lo dicho por el Libertador: "El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que producen los errores propios” Simón Bolívar
  • Blog Stats

    • 126,793 hits
  • Entradas recientes